lunes, 18 de marzo de 2013

Mujeres votan por primera vez 1950



Las céntricas calles empedradas de San Salvador en los inicios del siglo vivieron los trajines de mujeres
visionarias que marcaron el camino de su reivindicación en este siglo. Se lanzaron a las calles y los reclamos por el derecho al voto constituyeron uno de sus primeros y más fervientes anhelos.

Nombres como Prudencia Ayala, una santaneca nacida en 1901, comenzaron a sonar. Sin ninguna preparación académica pero consciente de sus derechos como mujer, retó al sistema social y político de su tiempo y fue respaldada por algunas otras mujeres.
Su oposición a la desigualdad entre hombres y mujeres le salía de adentro, tanto que a sus 16 años escribió: “No todos los hombres titulados llevan bastón. Yo lo llevaré como insignia de valor en el combate contra los ingratos que adversan mi amor, mi ideal, la vida que llevo”.
Se dice que Prudencia, quien vestía pantalones y usaba bastón, se convirtió además en la primera en lanzar su candidatura a la Presidencia de la República, hazaña que no logró, pero demostró que una mujer era capaz de aspirar y desempeñar cargos públicos.
Sus aspiraciones e ideas progresistas, revolucionaron la época, mismas que compartieron otras mujeres.

Según investigaciones de CEMUJER, una de las pioneras del movimiento sufragista y feminista en el país fue doña María Solano de Guillén, quien inspirada en los movimientos de mujeres en el mundo y asesorada por la Liga de Mujeres Neoyorquinas funda, el 19 de abril de 1922, la “Sociedad Confraternidad de Señoras de la República de El Salvador”.



Su primera moción fue marchar por primera vez por las principales calles capitalinas exigiendo el derecho femenino al sufragio, hasta ese momento un derecho exclusivo de los hombres. La respuesta del gobierno fue disparar contra ellas; murieron 22.
Los frutos de este movimiento llegan hasta 1932 cuando la Constitución establece el derecho a votar únicamente a las mujeres con un alto grado académico y que estuvieran casadas.
Aunque esto era un paso importante, la inconformidad persistía. La caída de Maximiliano Hernández Martínez abre espacios y estos son aprovechados.

La Liga Femenina Salvadoreña, surgida el 20 de mayo de 1950 y es presidida por María Solano de Guillén, organiza marchas para reclamar diferentes derechos. Su gran triunfo llega el 14 de septiembre de 1950 cuando la Constitución confiere el derecho al voto sin más condiciones.
Prudencia Ayala, la señora de Guillén, Rosa Amelia Guzmán, Ana Rosa Ochoa, Clara Luz Montalvo, Hilda Navas de Rodríguez, Graciela de Alfaro, Tránsito Huezo, Laura de Paz, Ana Gloria Parrales, Lucila de González y Luz Cañas , entre otras, destacan como principales gestoras del sufragio femenino y que abrieron el camino de la lucha por la igualdad de derechos que sigue vigente hasta hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario